5 estrategias para reinventarse profesionalmente en tiempos inciertos


Todos aquellos que deseen reinventar su carrera profesional en tiempos de incertidumbre harían bien en hacer suyas estas estrategias.

En momentos de incertidumbre tendemos a postergar cualquier cambio y nos agarrarnos como a un clavo ardiendo al statu quo.

Una suerte de miopía cortoplacista (y perfectamente entendible) se apodera de nosotros y nos entregamos a las decisiones más perentorias: procurar seguridad a nuestra familia, contentar en la medida posible al jefe y hallar trabajo lo antes posible si hemos pasado a engrosar las filas del paro.

Cuando estamos sobrepasados por la incertidumbre que todo lo impregna en estos momentos, es difícil encontrar el tiempo, la motivación y la energía mental necesarias para cuestionarnos cosas a largo plazo.

Recibe +8€ por Crear tu Cuenta Recibe +8€ por Crear tu Cuenta

Así y todo, y pese a que en tiempos inciertos no es fácil osar poner la mirada en el futuro (que está, al fin y al cabo, terriblemente desdibujado), tales etapas nos brindan muchas oportunidades en el plano de la planificación estratégica.

El control y la previsión no dejan de ser una ilusión y cuando las circunstancias pisotean sin piedad esa ilusión, podemos abrir nuestra mente a toda una miríada de oportunidades que acaso no habíamos contemplado jamás antes.

Todos aquellos que deseen reinventar su carrera profesional en momentos inciertos harían bien en hacer suyas las estrategias que desmenuza a continuación Harvard Business Review:

1. Explorar todas las opciones (incluso las que a bote pronto parece inimaginables)

Todo puede pasar en tiempos de zozobra. Todos los resultados (incluso los más abracadabrantes) son posibles, aunque a menudo evitemos hacer frente a los escenarios más funestos.

Sin embargo, considerar el resultado más inimaginable puede hacer que éste termine resultando menos intimidante y nos ayude a contemplar nuestras opciones de manera más clara y efectiva.

Si estamos buscando trabajo, deberímos planificar con la vista puesta no solo en los escenarios más probables sino también en los más funestos (considerando, por ejemplo, que vamos a estar desempleados el doble de tiempo de lo inicialmente esperado).

Aunque contemplar tales posibilidades puede ser extraordinariamente lacerante, pensar en la manera en que vamos a gestionar las dificultades puede ser la chispa que prenda que la mecha de la acción (vital para dar pasos hacia adelante).

2. Imaginar el mejor futuro posible

La planificación estratégica no pivota única y exclusivamente en torno a los peores escenarios posibles. Es igualmente importante considerar oportunidades que jamás habíamos tenido antes frente a nosotros.

En este sentido, es esencial que nos liberemos de las asunciones (no necesariamente ciertas) sobre nosotros mismos y dejemos de pensar que no encajamos en un tipo específico de trabajo o que simplemente no estamos hechos para ocupar puestos de liderazgo.

Debemos pensar en maneras diferentes de sacar partido de nuestras habilidades y dar rienda suelta a nuestras pasiones, tanto en el trabajo como en nuestra vida personal.

Para elucubrar sobre los mejores escenarios posibles (que es a menudo una ardua tarea) una buena estrategia es zambullirnos en momentos particularmente difíciles (los que hemos vivido en los últimos meses como consecuencia de la pandemia, por ejemplo) y pensar en cómo nos hemos adaptado (con cierto éxito) a las dificultades que han salido a nuestro paso.

Debemos asimismo bucear en nuestra memoria para rescatar aquellos momentos en que nos sentimos mejor para hallar claves sobre nuestro propio y próspero futuro.

Es vital asimismo que fijemos la mirada en nuestras aficiones, en la manera en que invertimos nuestro tiempo libre para convertir quizás tales aficiones en una nueva aventura laboral.

Conviene igualmente no perder ripio de las tendencias emergentes en el mundo laboral a fin de explorar nuevos caladeros profesionales antes que nadie.

3. Desarrollar habilidades relevantes para nuestro yo futuro

En momentos no lastrados por la incertidumbre primero identificamos el trabajo que nos gustaría desempeñar y después nos tomamos la molestia de adquirir las habilidades necesarias para conseguirlo. En tiempos inciertos este enfoque es, sin embargo, arriesgado porque es probable que las empresas en las que hemos posado la mirada se enfrenten a disrupciones completamente inesperadas.

Por esta razón, es mejor adoptar un enfoque «skills first» e identificar primero las habilidades que deberemos cultivar para crecer personal y profesionalmente y después poner nombres y apellidos a los empleos que le vienen como anillo al dedo a tales habilidades.

Para identificar y desarrollar nuevas habilidades es recomendable poner en práctica nuevas destrezas en nuestro actual puesto de trabajo, explorar programas y cursos online y recurrir a programa de «mentoring» y «coaching».

4. Empezar dando pequeños pasos

Para dejar atrás la parálisis solapada a la incertidumbre debemos concentrarnos en aquellas cosas que podemos cambiar a corto plazo.

Y si las tareas que tenemos por delante parecen particularmente intimidantes, debemos intentar dividirlas en pequeñas y digeribles «porciones».

Una buena idea es empezar por implementar aquellas acciones que son a priori ajenas a posteriores y eventuales arrepentimientos, es decir, aquellas acciones que nos ayudarán en nuestra carrera profesional independientemente de las circunstancias cambiantes (actualizar nuestro currículum, por ejemplo).

Si todos los días damos pequeños pasitos que nos acerquen a nuestro deseado futuro profesional, a la larga habremos recorrido un largo camino.

5. Ser implacables con las cosas que necesitamos dejar atrás

Planificar en momentos inciertos implica no solo pertrecharnos de nuevas habilidades y destrezas sino también comprometernos a abandonar determinadas cosas.

Es duro dejar atrás cosas en las que hemos invertido mucho tiempo, esfuerzo y energía. Y es terriblemente fácil dejarnos llevar por la nostalgia, en particular cuando el presente rezuma zozobra. Pero para movernos hacia delante deberemos desembarazarnos inevitablemente de algunas cosas.

Si en el trabajo nos sentimos abrumados, por ejemplo, por el exceso de trabajo, una buena idea es comenzar a delegar tareas (siempre que podamos permitirnos ese lujo) y aprovechar el tiempo ganado para explorar nuevas oportunidades laborales (que no están necesariamente fuera de la empresa que nos tiene en nómina).

[signinlocker]



Agradecimientos
[/signinlocker]



¡Ver más de este interesante articulo!

Marketing Millonario

En Marketing Millonario puedes aprender acerca de Ideas de Negocios, Estrategias, Planes, Marcas, Redes Sociales, Email Marketing, Anuncios...

Deja una respuesta

Cerrar

En MarketingMillonario.com amamos crear contenido genial y gratuito para ti :) ... pero cuesta mucho dinero hacerlo. <a href=

Por favor, considera apoyarnos mediante la <a href=